Palermo, operación de carabineros contra el comercio ilícito de especies animales y vegetales amenazadas: incautan 4 colmillos de marfil de elefante

#Palermo #operación #carabineros #contra #comercio #ilícito #especies #animales #vegetales #amenazadas #incautan #colmillos #marfil #elefante

Hay cuatro colmillos de marfil en bruto (sin trabajar) incautados por los Carabinieri Forestales del Centro Anticrimine Natura en palermo en un prestigioso alojamiento ubicado en la Provincia de Palermo.

Los colmillos, junto con otros artefactos siempre obtenidos de partes de elefantes, se exhibían al público dentro de las instalaciones de la estructura destinada a albergar eventos privados y eran una de las atracciones, tanto que a menudo eran inmortalizados por los patrocinadores y publicados en red social.

A través de un cuidadoso y constante monitoreo de la red, los militares especializados del Cites Núcleo (acrónimo de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas – Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas) realizó un control administrativo para verificar la posesión legal de los especímenes y la existencia de los certificados; sin embargo, de los resultados que han surgido hasta la fecha, se ha constatado la ausencia de la documentación necesaria para la detención y exposición al público, por lo que se presume que fueron ilícitamente recaudados en especie.

Esta circunstancia, de confirmarse, integraría los detalles de un delito para el que está prevista la pena de prisión preventiva de 6 meses a 2 años y multa de entre 15.000 y 150.000 euros.

De hecho, el marfil está sujeto a las protecciones previstas por la Convención de Washington que rige el comercio internacional de especies de fauna y flora silvestres amenazadas de extinción, cuya explotación comercial (pero también posesión exclusiva) sin los certificados específicos emitidos por los 28 Núcleos italianos CITES (o de las oficinas equivalentes ubicadas en más de 170 países que se han adherido a la Convención) constituye una hipótesis delictiva.

El hallazgo es de especial importancia tanto por el tamaño de los colmillos, cada uno de más de dos metros de altura y con un peso de unos 20 kg, como por la circunstancia de que se trata de colmillos sin procesar, cuya disciplina es aún más restrictiva que la relativa al marfil trabajado.

El marfil en bruto -si es de origen no certificado- podría de hecho constituir una materia prima para la fabricación de nuevos productos, aumentando así el mercado ilegal que, tanto la legislación internacional como la comunitaria, son cada vez más restrictivas.

Por último, de hecho, solo en diciembre de 2021, la UE ha endurecido aún más las regulaciones relativas al comercio de objetos de marfil trabajado, previendo, incluso para objetos anteriores a 1947, la obligación del certificado Cites específico que, antes de la modificación, podría comercializarse si va acompañada de un avalúo o, en todo caso, de documentación que acredite su construcción antes de 1947.

This post is also available in: English