Palermo, hace 33 años de la masacre de Barberá: se colocó una corona de laurel por los 5 trabajadores muertos

33 años después de aquel 30 de agosto de 1989, en el que se derrumbó la tribuna -en construcción- del estadio de Barbera, cobrando la vida de cinco trabajadores, CGIL Palermo y Fillea CGIL regresan al lugar del accidente para colocar una corona de laurel y hacerla memoria activa.

Antonino Cusimano, Serafino Tusa, Giovanni Carollo, Giuseppe Rosone y Gaetano Palmeri tenían entre 28 y 31 años cuando la tribuna, en construcción para el Mundial de 1990, los desbordó. Murieron en el trabajo, aplastados vivos por toneladas de hierro y acero. “Fue una tragedia anunciada – explica a los micrófonos de Gds.it Totò Alaima, secretario general de Fillea CGIL entre los años 82-91 -. La cita mundialista se convirtió en una necesidad, pero las prisas no son compatibles con la seguridad. Habíamos denunciado al inspector de trabajo el incumplimiento de las normas de seguridad en la obra. Estos trabajadores estaban enjaezados en los pilones y no dentro de una canasta que tendría garantizada la autonomía funcional y al mismo tiempo su seguridad”.

El único sobreviviente del accidente, el operador de grúa, Giovan Battista Inguglia -ahora de 76 años, entonces un joven trabajador de 43 años-, que vio ante sus ojos la muerte de sus compañeros que trabajaban en las obras de ampliación del estadio Favorita.

«Lo que sucedió hace 33 años, y lo que aún sucede hoy en las obras de Palermo – declaran el secretario general CGIL Palermo Mario Ridulfo y la secretaria general Fillea Cgil Palermo Piero Ceraulo – nos obliga a enfrentar de manera inequívoca el tema de la seguridad en el trabajo y la condiciones en las que operan las constructoras de Palermo. Demasiados muertos, demasiadas irregularidades han surgido en los últimos años, con auténticos boletines de guerra”. Según los datos proporcionados por Inail, y revisados ​​por el Observatorio de Ingeniería de Vega, Sicilia ocupa el noveno lugar entre las regiones italianas con 22 heridos mortales en el primer semestre de este año, con una incidencia, en cifras nacionales, del 6,4 por ciento.

Se ha confirmado la misma cantidad de muertes en la primera mitad de 2021 pero con una tasa de incidencia mucho mayor en los casos nacionales (que en ese momento todavía estaba en el 5 por ciento).

“Palermo está en el lugar 71, con tres muertes pero con una tasa de mortalidad del 9,4 por ciento -suman Ridulfo y Ceraulo-. Desafortunadamente, la cifra de accidentes fatales continúa sin cambios y las condiciones laborales continúan deteriorándose. La CGIL hace ya 33 años denunció, en referencia a la masacre del Estadio, el mecanismo según el cual la ganancia se convierte en la condición previa del trabajo, en detrimento de las normas de seguridad, que tienen un impacto significativo a nivel económico. Hoy, lamentablemente, en la mayoría de los casos, el mecanismo no ha cambiado, al contrario, se ha agudizado aún más, sobre todo desde que el gobierno introdujo los bonos de construcción, que dictaron tiempos y métodos, dando lugar a una loca carrera entre empresas, algunas creadas para hoc, para agarrar grandes tajadas de dinero». En la conmemoración también estuvo presente el director general del fútbol palermitano, Giovanni Gardini, acompañado de su cuerpo técnico.

En el video las entrevistas con Totò Alamia, secretario general de Fillea en los años 82-91; Pietro Ceraulo, secretario general Fillea Cgil Palermo; Giovanni Gardini, director general del fútbol de Palermo.

© Todos los derechos reservados

Category Palermo

This post is also available in: Inglés Francés Español