Palermo, el comisario de la pandilla juvenil Con violencia expresan malestar social

#Palermo #comisario #pandilla #juvenil #Con #violencia #expresan #malestar #social

“La investigación que acaba de concluir cuenta el corte transversal de la realidad de una ciudad que, como muchas otras, empieza a expresar un malestar social por parte de inmigrantes de segunda o tercera generación…”: inmediatamente dice el comisario Leopoldo Laricchia al grano, quien extrae una interpretación objetiva al término de la investigación que -es legítimo imaginar- es sólo un episodio de las diversas actuaciones abiertas por los investigadores tras los diversos atentados ocurridos en las zonas de ocio nocturno.

Un fenómeno nuevo, es un detalle que llama la atención de inmediato…

“Sí, un fenómeno, por ejemplo, diferente al registrado en el área napolitana donde las realidades locales se vieron envueltas en este tipo de delitos”.

¿Quiénes son los protagonistas de estos crímenes ocurridos en la ciudad?

“Algunos nacieron en Palermo.
otros nacieron en países del norte de África y llegaron aquí siendo niños.
Hay una mezcla de situaciones y condiciones de marginación, de familias inmigrantes, de ira social, de consumo de drogas.
Luego, un elemento adicional que no debe subestimarse ….
».

¿A qué te refieres?

“En mi opinión hay un modelo cultural que absorben estos jóvenes, y es el de unas series de televisión que son poco educativas y alimentan el deseo de estos jóvenes de ser como los protagonistas de esas series de televisión.
Es una intuición que sale con claridad.
Y lo dejan claro en sus perfiles de redes sociales donde representan sus acrobacias, donde argumentan, por ejemplo, que tienen que controlar ciertas zonas de la ciudad como motivo de venganza contra los indígenas”.

¿Se sienten seguros por qué?

“Creen que tienen la impunidad que les otorga su menor edad.
Los involucrados en la última encuesta han llegado recientemente a la mayoría de edad.
Como todos los jóvenes que se alimentan de malos profesores, hacen suyos los mensajes de los medios, de los raperos que han rodado vídeos para incitar a la violencia, para contrastar con la policía o los carabinieri, son portadores de una cultura de la ilegalidad, una subcultura que se abre paso.
.
Aquí confían en la impunidad que creen les da ser jóvenes, invencibles.
Piensan que lograrán que no los pillen….».

Hay cierta sensación de inseguridad entre los ciudadanos, sin embargo…

«Los controles están ahí.
Déjame darte un ejemplo: durante más de un mes hemos estado siguiendo a este grupo de jóvenes a la distancia, no han cometido nada durante un mes.
Cada fin de semana una quincena de efectivos policiales son utilizados en servicios destinados a circunscribir la zona por donde se desplazaban, para identificar sus movimientos, según reportan fotografías.
Y también actuamos en otro frente: el que crea las condiciones para que dé alcohol a los menores, a los muy jóvenes, que pague».

¿Y qué actitud debe tener el ciudadano que conoce tales incidentes?

“Puedes ver que cada incidente de violencia se resuelve rápidamente y el perpetrador es llevado ante la justicia.
El resto pertenece a una función social.
La policía no está llamada a impedir que se conciban proyectos morosos, claro que si accidentalmente logran interceptarlos, los impiden.
Una vez cometidos estos delitos, la policía tiene la tarea de reprimirlos.
Prevenir un delito es un problema social.
Por supuesto, también colaboramos en este frente, pero no somos una agencia educativa, somos una agencia de seguridad pública.
La educación en la legalidad depende de las familias, las escuelas, la política, las asociaciones.
Y estamos listos para hacer nuestra parte».

cp Todos los derechos reservados

Más información en la edición digital

Del Giornale di Sicilia en los quioscos.
Para leer todo, compre el periódico o descargue la versión digital

LEE LA EDICIÓN DIGITAL

Noticias desde Sicilia 2022-07-03 14:15:00

This post is also available in: Inglés Francés Alemán Español