Palermo 2022, barrios alarmados por el centroderecha

#Palermo #barrios #alarmados #por #centroderecha

PALERMO – No se vive solo de candidatos a alcalde.
Faltan menos de dos meses para las próximas elecciones y las negociaciones siguen enloquecidas en Palermo
tanto los más “sonoros” como los más ocultos, con el centroderecha comprometido en un doble frente: por un lado la sucesión de Leoluca Orlando, con los partidos buscando una difícil síntesis, y por otro la contienda a las circunscripciones.

Porque el juego de los “barrios”, como se les llamó en su día, puede ser decisivo para el equilibrio interno de las coaliciones ya partidos individuales, sobre todo por el efecto tractor del que suelen gozar los candidatos a la Sala delle Lapidi.
Y no es casualidad que este tema haya pasado hasta ahora casi a un segundo plano, precisamente por la incertidumbre que se vive en el centroderecha.

De hecho, la ley electoral siciliana prevé que se lleve a cabo una verdadera “elección paralela” para los barrios.
a la del alcalde y el concejo municipal: es posible presentar listas sólo en una circunscripción y cada candidato a presidente tiene sus propias listas encadenadas, con comparecencias ad hoc que casi siempre coinciden con las del concejo municipal pero que en teoría también podrían sé diferente.
Además, el sistema de asignación de escaños, desde 2011, también contempla una suerte de doble proporcional que premia las coaliciones, penalizando las carreras en solitario: ya no es una simple proporcional aplicada a las listas individuales, sino una doble aplicada primero a las vinculadas al candidato.
para presidente y luego a los componentes individuales de la coalición.

Un mecanismo que, a la luz de lo que ocurre en el centroderecha, con al menos cuatro posibles coaliciones en el campoSe arriesgaría a que se lo llevara todo el centroizquierda de Franco Miceli.
“Hay una posibilidad real de que Miceli gane ocho de las ocho presidencias de distrito”, dice con los cuadernos cerrados (y con cierta preocupación) uno de los candidatos de centroderecha a la alcaldía.
E incluso dentro de los consejos de circunscripción individuales, el centro-izquierda podría tomar escaños, dejando a los opositores prácticamente las migajas para dividirse en cinco o seis.

Él el resultado es una situación de gran caos, con los retadores de Miceli teniendo más de una dificultad para confeccionar las listas para los barrios.
La incertidumbre sobre la posible elección estaría de hecho desanimando a muchos a postularse y siendo sancionados también los pretendientes al ayuntamiento, que suelen disfrutar de una red de candidatos por barrios que drena el consenso y puede ser determinante para la elección.
Y lo preocupante es precisamente el efecto dominó en las listas y en las coaliciones por el Palazzo delle Aquile, en un centroderecha hasta ahora fragmentado y por tanto ya en desventaja.

Una situación tan alarmante que llevó a alguien a proponer una “idea loca”, es decir, apariciones técnicos solo para los distritos: opositores para el ayuntamiento, pero aliados en los barrios para no sufrir las repercusiones de la ley electoral.
Una hipótesis que se desvanece casi de inmediato, dadas las relaciones extremadamente tensas entre los partidos, y que deja al centroderecha luchando con un equipo complicado de encontrar para no dar el en plein al centroizquierda.

This post is also available in: English