Noticias

La carrera por la alcaldía de Totò Lentini, un verdadero palermitano que desafía a los profesores: “Hoy necesitamos un hijo del pueblo”

#carrera #por #alcaldía #Totò #Lentini #verdadero #palermitano #desafía #los #profesores #Hoy #necesitamos #hijo #del #pueblo

Su habitación, en el comité electoral de Piazza Sturzo, está cubierta de fotografías de los “grandes” de la Democracia Cristiana: Don Luigi Sturzo, Alcide De Gasperi, Aldo Moro, Piersanti y Sergio Mattarella.

Él, Salvatore Lentini -para todo Totò- el mito de los políticos de la Primera República (los de su DC) todavía lo tiene.
Y sumado a que es cierto, directo, desde Palermo, no se puede obtener más de Palermo.

El chico del pueblo, desde Altarello, que militó en la corriente del ministro Ruffini, que luego se hizo mattarelliano (todavía lo es) y ahora se ha decidido a ser alcalde, no teme a los nombres nobles ni siquiera a los profesores de política (cualquier referencia a la gente no es pura coincidencia).
Como Totò Lentini lleva toda la vida en la política, es versado en la búsqueda de consensos y, sobre todo, dice, “sé hablar con la gente, la de los suburbios, de los grupos sociales más desfavorecidos”.

El dialecto que abre las puertas, y quizás también los corazones, de la gente es su marca registrada.
En esta campaña electoral es sin duda el que más kilómetros ha molido de todos, de un punto a otro de la ciudad.
Anticuado.
De los primeros en salir a la calle, de los primeros en salir con carteles (en mangas de camisa), de los pocos que tienen un programa definido.
Es en su sitio web, donde también hay leyes regionales que llevan su firma: “Hice ocho”, afirma con orgullo el líder de Popolari e Autonomisti all’Ars, quien junto con Raffaele Lombardo (líder de la MPA) trabaja en un acuerdo con Italia Viva.

“Queremos intentar hacer una síntesis -confirma Lentini- con los que pertenecen al área reformista, popular y autonomista.
Es decir, los renzianos, que postularon a Davide Faraone, pero también los separatistas y la gente de la familia, que apuestan sobre Ciro Lomonte.
Espero que estos partidos hagan equipo con la Alianza por Palermo”.

En 2017 Alleanza per Palermo apoyó a Orlando y por un pelo la lista no pasó la barrera.
Cinco años después Alleanza per Palermo sigue ahí pero ya no está con el centro izquierda.
¿Porque? ¿Qué pasó mientras tanto?

“Después del cierre de la campaña electoral, el alcalde electo no me agradeció ni se dignó a saludarme.
Lo de la centroizquierda y Orlando fue un ‘robo’ en perjuicio de la gente por la que yo los había convencido para que votaran”.
Mi equipo, sin embargo, nunca se detuvo, por eso en esta vuelta electoral Alleanza per Palermo -un movimiento de iniciativa popular- volverá a competir en las urnas”.

¿Cuál es el objetivo que te has propuesto? ¿Será candidato sólo a alcalde o también a concejal? ¿Cuántas listas enviarás?
“Además de Alleanza per Palermo, presentaremos otra lista llamada Palermo ciudad europea.
Si bien la primera es una lista que ya tiene cinco años de trayectoria, en esta otra nos enfocaremos en jóvenes y personas que nunca han sido candidatos políticos.
vivero que quiere traer un cambio radical al Municipio.
Nuestra meta es llegar al 15% en general.
Seré el candidato a alcalde y también el líder de la Alleanza por Palermo.
Los candidatos a alcalde caen desde arriba”.

El jueves Raffaele Lombardo estuvo en Palermo para la cena autofinanciada que organizó en Villa De Cordova.
Algunos dicen que también vino a convencerla de retirar su candidatura y converger en un nombre único para el centroderecha.
¿Es eso así?

“Frente a un público de 250 profesionales -médicos, ingenieros, notarios, empresarios, docentes-, Lombardo reconoció que no hay alternativa a mi candidatura.
Sigo adelante, por lo que la gente que estuvo presente y todos los que creen han preguntado por mí.
Los líderes del MPA también estaban convencidos: desde el comisario regional Di Mauro hasta el consejero regional de Trabajo y Políticas Sociales Scavone.El razonamiento es simple, el centroderecha no tiene nombre compartido y no hay más tiempo que perder.
En un mes se presentarán las listas.
Estamos ahí y si confluyen en nosotros otros sujetos políticos, como los Reformistas y los Populares o los Sicilianos Libres, podemos ir más allá de las expectativas”.

¿Y qué pasa con el centroderecha?
“Nos reuniremos con el centroderecha en la papeleta, si lo creen oportuno.
Mientras tanto, estamos haciendo las ‘primarias’ en primera vuelta.
Hace tres meses las había pedido y nadie me hizo caso, ni a mí ni a la MPA”.

¿Por qué Lagalla (que recientemente recogió el respaldo de Dell’Utri), como ya ha dicho, no puede hacerlo? ¿Y qué opinas de Miceli y los demás candidatos?
“No hay duda de que el profesor Lagalla es una persona respetable y competente, pero de momento no es apto para ser alcalde.
Palermo es una ciudad que tiene mil problemas, los suburbios son ‘polvorines’.
Necesitamos a alguien que sepa hablar con la gente, para hacerla pensar y darle esperanza de cambio.
El riesgo de tensiones sociales es real.
La situación de los desechos está fuera de control, los barrios necesitan ser recuperados, las calles están llenas de agujeros y falta servicios mínimos.
una especie de mediador: solo los hijos del pueblo entienden al pueblo.
Después de tantos años de actividad política se necesita a alguien que sea capaz de interceptar las necesidades de todos.
He demostrado que también tengo a la burguesía.
Por mi parte: la manifestación del jueves en Villa De Córdoba lo confirma, las clases medias altas quieren concreción en la política, Miceli y los demás candidatos no están en el territorio, están totalmente ausentes.
y esperó a que el centro izquierda desplegara algunos políticos activos y en cambio nada.
En el centro-derecha, de Varchi a Scoma, luego hay actualmente en el campo personajes que en los últimos años nadie ha visto nunca entre la gente y que nunca han entrado en el debate político.
Pero, ¿quién los conoce?”.

Dices que eres un hijo de Palermo, un hombre de pueblo y por eso crees conocer mejor los problemas de la ciudad.
Sin embargo, para ser alcalde también necesita un conocimiento de la maquinaria municipal y tendrá que lidiar literalmente con un presupuesto en números rojos.
¿Donde empezar?

“La prioridad son los servicios y para brindarlos de manera eficiente se necesitan recursos.
Para restablecer las cuentas de la Ciudad es necesario, entre otras cosas, privatizar la recolección selectiva de residuos, el mantenimiento de caminos y aceras, pero también hacer que los bienes culturales de propiedad municipal un ingreso.Palazzo delle Aquile también debe aumentar sus ingresos, un resultado que no se logra solo aumentando los impuestos sino introduciendo servicios pagos, estoy pensando, por ejemplo, en estacionamientos intermodales.Mi programa incluye dos: un edificio de varios pisos entre vía Alassandro Paternostro y vía Dante, uno subterráneo en Piazza Sturzo.
Traerían trabajo y dinero para el Municipio, que los daría en concesión teniendo un retorno en la venta de boletos.
En cuanto al presupuesto, se debe establecer un acuerdo con el Estado para obtener ayudas que no pesen en el bolsillo de familias y empresas Hay que rehacer el convenio de Orlando La administración municipal de Palermo debe tener la posibilidad la posibilidad de solicitar un préstamo, en parte a fondo perdido, con un proyecto ligado a determinados objetivos: el aumento de la recaudación de ingresos, la evasión de amnistías en la construcción de existencias, el aumento de las ventas de billetes y abonos de transporte público, etc.
sobre …
“.

¿Qué legado deja Orlando?
“En los últimos años ha sido un desastre.
Orlando ha fallado como administrador y como político.
Solo mire los Pergaminos y vea cuántos ataúdes hay guardados.
Solo agregaré que la administración saliente ha causado un desequilibrio en el presupuesto y, en comparación con otras ciudades como Nápoles y Turín, solo tenía migajas para saldar cuentas.
Esto también es un fracaso político, porque significa que el alcalde no era un interlocutor creíble a los ojos del gobierno nacional.
Es cierto que algunos de los regidores no pudieron asistir a Orlando, pero igualmente cierto es que el alcalde en los últimos años no ha sido capaz de construir una clase dirigente capaz de llevar a cabo un trabajo tan importante como el que necesita la Municipalidad de Palermo” .

Pero tenéis una cosa en común con Orlando: los dos sois mattarellianos…
“Ser mattarelliani significa creer en los ideales de la democracia y la cercanía a los últimos.
Significa partir del ejemplo de Don Sturzo, redescubrir los valores cristianos, la familia, estar cerca de una iglesia a la vanguardia en la lucha contra las desigualdades, ‘acariciar la gente’.
Hoy el Covid nos ha llevado a una condición que, con las debidas proporciones, es de posguerra.
Necesitamos reconstruir.
Orlando ha traicionado las expectativas, ahora le toca a otros.
Los que vienen de esa escuela saben qué hacer”.

Has cambiado varios partidos en los últimos años: hay quien ha señalado que eres un transformer.
¿Qué respondes?

“Nunca me he cambiado de camiseta, son los partidos los que se han vendido y han traicionado a los votantes”.

¿No será, sin embargo, que en sus veinte años de carrera política se ha vuelto un poco burgués? ¿Sigue siendo el Totò Lentini de Altarello o se ha convertido en el Totò Lentini de via Libertà?
“No, siempre soy un chico de pueblo.
Vivo en los suburbios, aunque vivo en el centro de la ciudad.
Pero cuatro meses al año vuelvo a mi barrio, de hecho en el verano me quedo en mi casa en Boccadifalco.
.
Salgo con viejos amigos, a los que considero fuente de inspiración porque me hacen entender las necesidades de la gente.
No soy burgués”.
Así lo confirma también Paola, su amante, con una incursión al final de la entrevista: “Totò ha crecido mucho, tanto cultural como políticamente, pero en su alma se mantiene puro y nunca deja de soñar.
Aunque tiene 62 años , tiene cabeza y corazón de veinteañero”.