Noticias

Franco Miceli se presenta a la ciudad: “Palermo ha agotado su empuje propulsor, le toca a las fuerzas del progreso”

#Franco #Miceli #presenta #ciudad #Palermo #agotado #empuje #propulsor #toca #las #fuerzas #del #progreso

Franco Miceli habla no más de 40 minutos desde el escenario instalado en Villa Filippina para el lanzamiento de su candidatura.
El primer acto público, abierto a la ciudad del aspirante a alcalde giallorossi, está precedido por un llamamiento de los trabajadores del antiguo call center Almaviva, que piden a gritos “ayuda”.

Una petición casi desesperada que recoge Miceli dedicando el intro de su discurso a los jóvenes: “A ellos -dice- hay que entregarles el futuro”.
Palermo, sin embargo, tiene que volver a ponerle gasolina a su motor que, con el final de la era Orlando, “ha agotado su empuje propulsor.
Ahora es bueno que otras fuerzas tomen la bandera del progreso en la ciudad, cuyas mejores energías son sobre todo mujeres.
y jóvenes”.
El candidato de centroizquierda -que pedía “la máxima autonomía e independencia de los partidos” como condición para aceptar el reto- toca así por un lado la nada fácil tarea de recoger el legado del alcalde por excelencia y por otro mismo tiempo marcando la diferencia con el pasado.

“Junto las fuerzas del centroizquierda y el progreso de esta ciudad, incluido el civismo -dice- para mirar al futuro, sin mirar atrás.
Yo no firmo contratos con los votantes, digo ‘no’ a la lógica del malabarismo político.
No busco una carrera política: mi compromiso será por 5 años”.
Un concepto que se puede resumir en el eslogan que ha elegido: “Yo seré Franco”.

“Detrás de mi elección -continúa Miceli- solo está el amor por Palermo y la responsabilidad que asumo de ser un guía para el cambio que esta ciudad merece.
Algo que no veo en la derecha”.
Este es el inicio de un verdadero ataque a los principales opositores de esta vuelta electoral: “Están divididos y eso es bueno para nosotros, porque nos da posibilidades de ganar.
¿Pero de qué se trata esta división? Se trata de acuerdos de poder”.
no la ciudad.
La diferencia entre nosotros y ellos es esta.
Es por eso que debemos evitar que regrese un cierto sistema de poder “.

Palabras que pronunció Miceli ante un público de unas 500 personas, en presencia de los representantes de los partidos que lo apoyan: Pd, M5S, la izquierda y movimientos cívicos.
De Rosario Filoramo a Giuseppe Lupo del Pd, de Dino Giarrusso a Steni Di Piazza para los pentastellati hasta Valentina Chinnici de Avanti Insieme.
También está el alcalde Leoluca Orlando.
El encuentro continúa con lo que serán los puntos del programa participado.
La descentralización, en primer lugar, “para gobernar Palermo cerca de los ciudadanos, en los barrios”, pero también en “una perspectiva de área amplia, porque el alcalde que será electo será también el alcalde de la ciudad metropolitana”.

Así Miceli, que se encomienda a los presidentes de las ocho circunscripciones: “Serán mis mayores colaboradores”.
Y luego la transición ecológica, “un tema central para mejorar la calidad de vida y salvaguardar el medio ambiente.
El futuro pasa por aquí”.
El candidato del área progresista también imagina una “ciudad policéntrica y atractiva” pero advierte: “Para hacer todo eso, para interceptar los fondos del PNRR hay que arrancar el motor del coche municipal.
Cuando yo era concejal había 14 técnicos gerentes, ahora solo uno.
Tenemos que volver a reclutar gente joven y gente competente “.
Primero, sin embargo, es necesario restablecer el presupuesto: “Palermo -explica repitiendo un cliché orlandano- no tiene deudas, sino un déficit por la incapacidad de recaudar impuestos.
Es aquí donde debemos mejorar”.

El tema de la remediación también incluye la gestión de emergencias, como la vinculada a la gestión de residuos o al transporte: “No se puede pensar sólo en medios de transporte privados”.
Mientras que sobre la regeneración urbana destaca: “Soy paisajista, no burócrata, sé lo que significa reescribir un territorio para mejorar la calidad de vida de las personas que lo habitan”.
La intervención termina con una contraseña -“Construyamos juntos”- y un pasaje de “El representante de la lista”: “Amor”.
La multitud se dispersa, cae el telón.