Era 1989 y en Palermo abría el primer club gay: el Neo, donde te sentías libre (y seguro)

#Era #Palermo #abría #primer #club #gay #Neo #donde #sentías #libre #seguro

Fue el primer intento de aglutinar e identificar a la comunidad LGBT de Palermo.
El lunar en las memorias de Massimo Milani, Gino Campanella pero también del artista Ernesto Tomasini

Si bien hoy el mundo LGBT+ reivindica libremente sus derechos y entre estos también la necesidad de lugares de encuentro libres de prejuicios, en Palermo a finales de los 80 la escena gay estaba bastante sumergida.
Sin embargo, desde hacía un par de años, la comunidad había encontrado un lugar donde poder expresarse sin esconderse: el Neo.

Inaugurado en 1989 por Massimo Milani y Gino Campanellauna pareja histórica de activistas LGBT, estaba bajo los soportales de la Piazza Don Sturzo, una zona que a esa hora, por la noche, siempre estaba desierta.

El Neo era sobre todo un lugar acogedor, porque, aunque nació como un club gay, no fue concebido como un “gueto” y estaba abierto a todos, sin discriminación alguna.
La mayoría eran personas LGBT, pero también había mucha gente heterosexual, muchos jóvenes y mayores.

El nombre tenía un triple significado.estaba dedicada al lunar que tiene Massimo en la nariz, significaba novedad, ya que para esa época era una novedad y finalmente representó un lunar para la empresa.

Concebido como un loft, era un espacio abierto y sin puertas.
Había una primera sala con dos sofás y luego un largo salón con mesas, enriquecido con lámparas y decoraciones de colores.
En las paredes blancas hay muchas frases significativas, desde los grandes escritores homosexuales hasta la historia del movimiento LGBT y en la parte inferior un gran escrito: “Solo a través del deseo de cada uno por algo diferente, algo diferente puede nacer”.

Abierto todas las noches, el Neo no era solo un lugar de entretenimiento.
Durante la semana era más un centro cultural, organizaba debates, exposiciones fotográficas, actividades teatrales, espectáculos y, los fines de semana, se convertía en discoteca.
Una velada estuvo dedicada a la comunidad de Mauricio: no había mucha migración en ese momento y no era una opción tan habitual como podría serlo hoy.

Massimo y Gino también lo habían logrado gracias a los fondos del Arci regional y en ese período el lugar era también la sede del Arcigay, por lo que tenía un valor social y político más que económico.

«Antes de eso, había solo algunas noches gay esporádicas, por lo que tratamos de suplir la falta – dice Massimo Milani – Los clubes gay siempre han sido importantes como lugares donde las personas no se sienten discriminadas.
También podían acariciarse, besarse, decirse lo que quisieran, mientras que en otros lugares no se toleraba ningún gesto, ni siquiera un abrazo».

el neo era un lugar revolucionario, un desafío a la mentalidad extendida y discriminatoria, un canto a la libertad.
Estaban los antes impensables espectáculos de drag queen y los debates sobre la condición homosexual.
Por prejuicios, muchos lo imaginaban como un lugar de transgresión pero, a diferencia de lo que pudiera pensarse, en su interior no pasaba nada pecaminoso.
El objetivo era ser aceptado como eras y ser libre para serlo, tanto estéticamente, para quien lo quisiera, a través de la excentricidad y los colores, como internamente, con tus propias elecciones de vida.

«El Neo fue una realidad importante en la escena de la ciudad subterránea de finales de los 80 – dice ernesto tomasini, un artista palermitano de renombre internacional pero londinense de adopción – Palermo ofrecía muy poco en ese momento.
A la Neo confluían no solo los gays sino todo aquel que vivía al margen de las gracias del sistema: “inmigrantes” (como se decía en la época), intelectuales, lesbianas, mujeres trans, queer ante-litteram, homosexualistas…
Bailamos , jugó e “inciuciava “pero las muchas iniciativas fueron fundamentales: espectáculos, conferencias, proyecciones y acontecimientos”.

Pero no todo fue fácil, fue necesario enfrentar y gestionar algunos conflictos externos y otros internos, porque en ese momento no existía una verdadera comunidad homosexual, con identidad propia.
“Entre los aspectos negativos hubo uno que no habíamos previsto – dice Milani – nuestros visitantes ideales, jóvenes y mayores, de muchas clases sociales, se encontraron por primera vez en el mismo lugar y chocaron con la incapacidad de permanecer juntos.

Tuvimos que mantener a raya algunos conflictos que nos sorprendieron, entre personas que eran discriminadas y que a su vez discriminaban, por ejemplo a muchos jóvenes homosexuales no les gustaba la presencia de personas mayores.
Me dio pena, porque eran muy simpáticos, habían sido jóvenes cuando la homosexualidad estaba prohibida y habían sufrido mucho».

En cuanto a los problemas con el exterior, el Neo fue el primer club gay de Palermo, la policía no entendió el significado y lo obstaculizó.
Pensaron que era un club de prostitución. – explica Milani – sobre todo al principio llegaban, apagaban la música y revisaban los documentos de todos.
Esto era grave, porque generaba miedo en muchas personas que aún no estaban “declaradas”, por lo que mostrar los documentos y justificar estar en un club gay podía representar un problema con, además, el riesgo de conocer a la familia”.

Además de ser la sede de la Arcigay, la Neo estaba afiliada a la ARCI, una reconocida asociación nacional y la ARCI incluso promovió un cuestionamiento parlamentario sobre esta insistencia de la policía, que a partir de ese momento cambió su modo de control: venían , preguntó si todo estaba bien y se fue.

“Una vez, sin embargo, tuvimos el asalto de los Naziskin -recuerda Milani- abrí la puerta y recibí un puñetazo en la cara, mientras otros querían entrar, así que nos atrincheramos adentro.
Finalmente tuvimos que ir tras ellos.
Terminé en el hospital, completo con un parte médico y luego los informamos».

Entre los gratos recuerdos algunas veladas con las primeras funciones, como el recital de Salvatore Scardina con sus poemas y fiestas temáticas, obviamente excéntricas y coloridas.
A contracorriente, el Neo también organizó un torneo de fútbol, ​​gay contra heterosexual, en el que participaron otros locales.
Además de su propio equipo, formado por homosexuales, incluido el propio Milani, se formaron otros, se convirtió en un torneo local y fue muy divertido.

Al Neo también le sucedieron muchas cosas hermosas desde el punto de vista humano, ligadas a la conquista de una identidad y de la libertad de expresión.
Algunas personas, que no tuvieron el coraje de expresar su identidad ni siquiera en mujeres, trajeron su ropa de casa y fueron al baño a cambiarse.
Más que un disfraz -había quien se disfrazaba pero era otra cosa- era una búsqueda de su propia identidad, allí se sentían seguros y podían vestirse como les gustaría hacerlo en la vida normal.

Entre estos, incluso personas que luego optaron por convertirse en trans, pero en realidad la ropa “normal” era tan frecuente y extendida como la excéntrica.

No hay problema, sin embargo, con el vecindario.
En esos años, en las horas de la tarde la zona no estaba concurrida, arriba del lugar solo había oficinas y justo enfrente de la terminal de ómnibus.
Se eligió deliberadamente un lugar de estas características, estaba en el centro pero un poco aislado y esto garantizaba privacidad.

En Palermo representó el Neo un momento importante en el que se pretendía crear una comunidad que antes estaba deshilachada y no tenía lugares donde reunirse, no solo para divertirse sino ni siquiera para poder elaborar un pensamiento.
Fue un primer intento, y quizás todavía era demasiado pronto para Palermo, de hecho, el segundo club gay, el Exit, nació incluso a fines de los años 90.

“Tuve la alegría de ser la primera estrella residente del club con mis espectáculos de sátira política surrealista – concluye Tomasini – el Neo fue el carrusel de los afortunados que, en un período difícil de nuestra historia, estaban decididos a dejar atrás la hostilidad.
de un “pueblo sin piedad”.
Bajo la mirada benévola y astuta de los fundadores, Massimo y Gino, nos encerramos en la alegría más preciosa, la que sólo la ilusión de la libertad puede ‘dar’.

This post is also available in: English