Noticias

El grito de las calles de Sperone, el rector: “Ensayos, técnicos y artistas para el Palermo del futuro”

#grito #las #calles #Sperone #rector #Ensayos #técnicos #artistas #para #Palermo #del #futuro

La entrevista con Antonella Di Bartolo también toca las oficinas administrativas.
Tras “la chica del futuro” llega otra obra de street art, pero que invita a no perder de vista la realidad

Para los que trabajan para palermo sin réditos personales, con ganas de ver cambiar lo que está mal, de devolver lo que hace falta y lo que por derecho corresponde a todos los ciudadanos, estas elecciones administrativas ya han empezado con mal pie.

El ballet de posiciones, personalidades y alineaciones, mientras la ciudad se mantiene anclada en los temas críticos que están a la vista de todos, no es bueno para Palermo y ni siquiera es bueno para los partidos que se preparan para pedir el voto en la próxima elecciones administrativas.

Sin embargo, una toma de conciencia de este punto por parte del mundo político puede convertirse en una oportunidad para trabajar en un cambio real, independientemente de si es necesario o no tomar distancia de lo que se ha hecho hasta ahora.

Un espejo de lo que está pasando son los afueras de la ciudaddonde las (pocas) instituciones locales, junto con las asociaciones de vecinos, tratan de seguir siendo un punto fijo para quienes viven en estas realidades demasiado olvidadas.

¿Como? Poniendo el foco en las calles, como le sucedió al Sperone, recientemente visitado por César Cremonini, que quería traer la primera etapa de “Me gustaría”el proyecto concebido en colaboración con Giulio Rosk, para promover la búsqueda de la belleza como valor.

El hecho de que Cremonini haya elegido el Sperone no es casualidad.
Llegó aquí guiado por las huellas claramente visibles del trabajo del “Ics Sperone Pertini” dirigido por la directora Antonella Di Bartolo.
Ella no se metió en esta vuelta electoral, aunque hay quienes lo han intentado.

«Solo me gustaría seguir trabajando sin perder el tiempo en colocaciones y discusiones inútiles -explica la directora- manteniendo mi compromiso de servicio al barrio.
Además, no quiero correr el riesgo de que alguien pueda pensar en explotar el compromiso adquirido durante nueve años por tantas personas a las que debo lealtad.
Un director solo no puede hacer nada.
Ahora seguimos trabajando con ilusión renovada».

Un compromiso constante, en contacto con las familias del barrio, el de Di Bartolo y sus colaboradores.
La vieja forma de “networking” perfeccionada con los lenguajes de nuestro tiempo, que a finales de octubre de 2019 se convirtió en el mural “Sangu y leches”propuesta a la escuela para la difusión de la práctica de la lactancia materna por parte de la asociación “El arte de crecer”.

“Querían hacerlo dentro de la escuela pero habría sido visto por una pequeña audiencia – recuerda Di Bartolo – Le propuse a Igor Scalisi Palminteri hacer uno grande de siete pisos”.
Una idea que ya se le había ocurrido mientras la escuela infantil de via XXVII Maggio luchaba por despegar.
Un servicio «que el Municipio debería garantizar en esa área – continúa – incluso después de que “Sangu e latti” no se hayan tomado medidas concretas hasta el proyecto “Niños de laboratorio Sperone” del 6 de mayo de 2019, en la era pre covid”.

Luego llega el confinamiento y el 14 de septiembre de 2020 “Yo soy tú”, en el enfoque hacia los niños.
Un entusiasmo entrañable, que da vida a otros murales como “Cuídate” promovido por el Club Rotari y la parroquia del barrio.
Desde aquí se puede admirar el rostro de la pequeña Gaia, la niña del futuro.

Sábado 9 de abril, con el apoyo del equipo de 167 / b Calle de Lecce, el artista de arte callejero checos, completa su intervención exactamente en la pared del edificio ubicado entre Via XXVII Maggio y Passage Verro Bernardino.
El artista, junto con Igor Scalisi Palminteri y Afea Art & Rooms es uno de los creadores de SPERONE167.

«Este mural tiene una construcción diferente y es el resultado de una alianza creativa entre Danilo Alongi, Chekos y Scalisi Palminteri -dice el director-.
No solo representa un hermanamiento entre artistas y escuelas, sino entre comunidades reales.
Además, se financia gracias al crowfunding, sin ningún patrocinio político ni sindical, de forma gratuita».

Una operación de calidad que literalmente se ilumina gracias a un espectáculo visual exclusivo para el sur de Italia comisariado por Agencia extraña. «No solo queda el valioso mural -continúa-, sino que sirve para traer una narrativa positiva al barrio.
Hay muchos aspectos críticos sobre los que debemos intervenir de diferentes maneras.

Se necesita mucha confianza y esperanza, el Sperone no es solo droga.
El Espolón está formado por personas que merecen ser reconocidas como tales, como ciudadanos, empezando por los más pequeños, que no solo son el futuro sino que ya son el presente”.

Destacan pero “la respuesta de la administración municipal se ve en las calles -dice el rector-.
Mirando las calles te das cuenta de lo que falta y lo que haría falta.
Requiere más cuidados y más servicios en cuanto a limpieza, mantenimiento de aceras, presencia de educadores, guarderías.
Las calles gritan, no las puedes ocultar».

Y aquí Di Bartolo ve «el riesgo de que el mural funcione como una ilusión óptica, como un trampantojo.
Que mires hacia arriba y no hacia abajo y al frente tuyo.
En el Sperone está el mar y hay que mirar al horizonte.
Aquí la presencia de instituciones es aún más necesaria, más de lo que ha habido hasta ahora.

Toda institución debe tener un compromiso especial, incluso la escuela.
No sólo dentro de las aulas, tratando de animar las habilidades y talentos de los alumnos, sino también fuera, aportando hechos concretos.
Todos tienen que cumplir con su deber.
Desgraciadamente Sicilia es tierra de héroes y mártires, como el padre Puglisi.
No se necesitan héroes, sino personas que cumplan con su deber hasta el final».

De la próxima administración, por tanto, el rector espera «menos cintas y más proyectos.
Una administración que deja atrás consignas que han conducido a una distorsión de la realidad y que trabaja devanándose los sesos y arremangándose.

En mi opinión, Palermo, tan hermoso y complejo como es, necesita muchas miradas diferentes.
Es necesario reconciliar los diferentes enfoques y potenciales.
Vuelve a la normalidad. Palermo no es una ciudad “normal”, se entiende viendo otras ciudades.
Estas calles, aceras, ataúdes, movilidad, suburbios no son normales.
Lo que maravillosamente se da por sentado en otros lugares de Palermo no lo es.
«No ceder a la costumbre, es la antesala de la resignación», decía Peppino Impastato».

La parte política es fundamental según Di Bartolo “pero también la necesitamos técnicos, ensayistas y artistas que tienen que cuidar la ciudad, sin sacrificar nunca la realidad, lo visual, a la narrativa suave y autorreferencial que existía.
Recuperar el sentido común.
Palermo no es prescindible de estrategias palaciegas ni de personalismos, sino que es de todos y todo el que se preocupa por su destino debe dejar de lado los personalismos.
Recuperar esa vocación laical que todo representante institucional debe tener”.