Armida Barelli – Una mujer más allá de su tiempo

#Armida #Barelli #Una #mujer #más #allá #tiempo

El 21 de mayo pasado, en la parroquia de Santa Maria delle Stelle en Comiso, se llevó a cabo la conferencia diocesana titulada: Armida Barelli: una mujer más allá de su tiempo.
Emanuela Gitto, vicepresidenta nacional del Sector de Jóvenes de Acción Católica, nos presentó la figura de esta mujer, proclamada beata el pasado 30 de abril.

La conferencia fue organizada por la Diócesis de Ragusa, por la Acción Católica diocesana, por la parroquia de la Iglesia Matriz de Santa Maria delle Stelle en Comiso y por la parroquia AC.
Gracias al interés de la presidenta diocesana de la CA, Rosaro Schininà, también se pudo visitar la exposición itinerante creada por el Instituto Toniolo, para dar a conocer la figura de Armida Barelli.

La jornada se incluyó en las celebraciones que, cada año, el tercer domingo de mayo se celebran en Comiso en honor a María SS.
Addolorata, para lograr dos objetivos importantes: hacer CA «Acción» y por lo tanto salir de la sacristía, como quiere el Papa Francisco, y compartir la belleza y el bien, con todos los demás, como en una familia.
En un mundo repleto de influencers, bloggers, en el que todo el mundo tiene que decir y quejarse de todo, hemos querido compartir los principios, valores e impulsos creativos y previsores de una mujer, Armida Barelli, que consiguió ser precursora.
de ese movimiento que ha llevado a la mujer a tener un papel activo en la sociedad y en la Iglesia y que aún no ha terminado, como señaló Gitto.

La ponente al inicio de su discurso subrayó que “la parroquia es el corazón palpitante de la asociación, el lugar donde vivimos la cotidianidad de nuestro ser laical, donde transcurre la mayor parte de nuestra experiencia de fe.
Si cada uno mira su propio camino de fe, su propio camino de vida, la mayor parte de esto está ligado a la parroquia”.
Estas palabras contienen todo lo que lleva a CA a participar en la organización de la fiesta junto con todos los grupos parroquiales.

La fiesta, tras el apagón por la pandemia, es el lugar del renacimiento de las relaciones.
Jóvenes y muy jóvenes, implicados en el «hacer», ¡dar lo mejor de sí! Porque a veces las palabras son pocas frente a los hechos de quienes, devotos de la Virgen, se comprometen cada año en uno de los diferentes ámbitos de la organización de la fiesta: ir de puerta en puerta pidiendo limosna es aprender a pedir, a ser humilde y para acoger a quien está detrás de la puerta; organizar un coro que acompañe los momentos importantes supone entrega y ejercicio de la autoridad si, al final, el resultado debe ser la plena armonía y la oración unánime a María; se instaló el altar mayor, donde se realizó el simulacro de María SS.
Dolorosa, por la espera «desvelada», se requiere pasión y destreza, para que cada año la «desvelada», desvelando poco a poco el rostro de la Virgen de los Dolores querido por los «matricrisíacos», suscite nuevos asombro.

Pero la fiesta también es otra cosa: la atención a los necesitados y la colecta de artículos de primera necesidad, que reparte la parroquia S.
Vincenzo; establecer círculos virtuosos que involucren a instituciones importantes, como las escuelas, porque es fundamental tener siempre a los niños en el centro.
De hecho, dentro de las celebraciones, la familia del fallecido Dr.
Turi Schirmo, quien falleció prematuramente, está regalando una beca, que lleva su nombre, para la compra de libros para el primer año de secundaria, por la composición más hermosa, entre todas las presentadas por estudiantes de tercer grado, sobre un tema de importante valor social y moral.

En ese hervidero de compromiso y laboriosidad, en el que cada uno pone en práctica su talento, la CA propone lo suyo, es decir, ser formador y sumar contenidos a los ya presentes en un evento al que asisten de diversas formas muchas personas.

Una conferencia sobre Armida Barelli sirvió para proponer una mujer, ahora beata, que vivió su tiempo al máximo sin desdeñar cuidarlo.
Fortalecido por una espiritualidad franciscana, gracias a su amistad con Agostino Gemelli (cofundador con Barelli de la Universidad Católica del Sagrado Corazón) «comprendes – informa Gitto – que lo que Dios tenía en mente para ella también podría realizarse en el mundo (no necesariamente con la vida monástica).
Una idea revolucionaria, es decir, una laicidad ordinaria, un apostolado laical».
Ya antes del Concilio Vaticano II, en 1918, usted promovió la idea de que todos pueden participar en la vida de la Iglesia en virtud del bautismo.

Por mandato del Papa, Barelli recorrió Italia para crear la «Juventud Católica Femenina».
Invitó a las mujeres a salir de casa y sobre todo a educarse porque “somos una fuerza en Italia, nosotras las mujeres” amaba repetir, promoviendo el voto femenino.
Ideas revolucionarias si pensamos en el contexto histórico y que otros movimientos, que luchaban por el voto de las mujeres, querían alejarlas de la Iglesia y la religión, porque las señalaban como causas de la sumisión femenina.
En cambio, quería que las mujeres cultas hicieran una contribución consciente a la sociedad y para ello utilizó las herramientas de la época para impulsar la prensa asociativa, incluso adaptándola a miembros, incluso analfabetos o ciegos.
Finalmente, siempre animada por la idea de que todos puedan participar, a través de la Opera della Regalità, creó el folleto de la misa en italiano, para que todos realmente participaran en la misa conscientemente.
Todo lo que hizo, incluida la fundación de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, contribuyó a la realización de una idea: los católicos formados debían hacer una contribución concreta a la sociedad cambiante de la época.

¿Cómo no ver la relevancia de su mensaje hoy en un tiempo igualmente cambiante y lleno de contradicciones? Cómo no recoger su legado, y como católicos responsables contribuir a mejorar la sociedad, poniendo de nuevo en el centro a Dios y la dignidad humana, eliminando superestructuras que nos hacen perder de vista lo esencial con clasificaciones para combatir estereotipos que ya no existen.

Giovannella Incardona

Etiquetas: accion catolica, beata, madre iglesia de santa maria delle stelle, armida barelli, convención diocesana


Autor

La redacción de «Juntos» sale con el n° 0 el 8 de diciembre de 1984.
Desde entonces la redacción ha sido la «casa de formación» de muchos jóvenes que han colaborado con pasión y compromiso.



Noticias de Sicilia 2022-07-05 09:37:00

This post is also available in: Inglés Francés Español